Las cláusulas de la póliza de seguro

Un contrato de seguro o póliza consta de diferentes cláusulas que definen el documento pactado entre la compañía de seguros y la persona que lo solicita. La póliza es la demostración de la existencia del contrato, con un condicionado general -formado por las cláusulas donde se determinan los derechos y obligaciones por ambas partes- y un condicionado particular -formado por esas cláusulas singulares pactadas entre el asegurador y el tomador del seguro-.

En el clausulado particular, destacamos dos condicionados en los que hay que fijarse antes de la contratación y, posteriormente, tener en cuenta.

Cláusulas de delimitación de cobertura

Las Cláusulas Delimitativas definen o delimitan el riesgo que el asegurador da cobertura. Describen cuál es el objeto de seguro y las coberturas garantizadas o excluidas en el contrato, por lo que la compañía de seguros queda obligada al pago de la indemnización si se produce un siniestro. Por lo tanto, las cláusulas delimitadoras del riesgo son aquellas que tan solo pretenden concretar el objeto del contrato, la cuantía de indemnización, la suma asegurada, el periodo de cobertura,…

Cláusulas Limitativas

Las Cláusulas Limitativas se centran en los derechos de los asegurados una vez se ha producido el siniestro amparado en la póliza. Es por ello que este apartado está sometido a un régimen especial para dotar a los asegurados de una mayor protección. Así, se establece que:

  • Las Cláusulas Limitativas se destacarán de un modo especial sobre el formato general del contrato. Bien porque se utiliza una tipografía diferente al resto del texto o porque se recojan en apartados especiales que las destaquen.
  • Las Cláusulas Limitativas deberán ser específicamente aceptadas por escrito por el tomador del seguro. El tomador deberá corroborar que ha leído y aceptado expresamente con su firma estas cláusulas.

Si no se cumplen ninguna de estas normas, la póliza del seguro podría repercutir contra la compañía aseguradora pero nunca contra el asegurado.

Además de lo comentado hasta ahora, también es importante saber que todas las cláusulas del contrato, incluidas las limitativas, deben estar redactadas de forma clara y precisa. Y así lo especifica la Ley de Contrato de Seguro. Si en algún caso hay algún condicionante oscuro que no lo cumpla, siempre se acabará optando por la opción más favorable para el asegurado.

Como puedes ver, la Ley de Contrato de Seguro intenta proteger primordialmente a los asegurados ante las aseguradoras. Básicamente porque son la parte más débil ante las grandes compañías del mercado.

En Seguripedia resolvemos tus dudas

10 cosas importantes que debes saber de una póliza

Te explicamos 10 cosas importantes que debes conocer antes de firmar un contrato de seguro

Las cláusulas limitativas deben estar destacadas del resto del texto del contrato y estarán firmadas por el tomador.

Todas las cláusulas del contrato deben estar redactadas de forma clara y precisa.

Tags:
Author Image

¡Soy Tribo! Recibo el asesoramiento de todos los profesionales de Seguripedia para explicarte lo que debes saber sobre los seguros. Mis artículos son clave para entender lo más fundamental del sector asegurador y te ayudarán a que contrates los mejores seguros según tus necesidades.

0 Comentarios

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2018 Seguripedia Todos los derechos reservados. Aviso legalMapa web. | Hacemos fáciles los seguros

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?