Consejos para contratar un seguro de vida

Cada vez vivimos más al día, evitamos pensar qué puede pasar mañana. Y ya no hablemos de la vitalidad habitual de los jóvenes. Pero todo se ve de distinto cuando se forma una familia. En los hombros del padre y de la madre recae la responsabilidad de proteger a los suyos de lo que pueda pasar. El mayor temor es que tanto nuestra pareja como hijos no cuenten con los medios para hacerse cargo de los gastos de entierro, la hipoteca de la vivienda, los gastos escolares o universitarios de los hijos o, simplemente, los gastos del día a día para vivir. Aquí te apunto lo que debes tener en cuenta para contratar tu seguro de vida.

1. Escoge qué cobertura te interesa

Cuando vayas a contratar un seguro de vida deberás escoger entre estos tipos de coberturas:

Muerte: Es la cobertura básica del seguro de vida. Si el asegurado fallece de enfermedad o accidente, la compañía pagará la indemnización, sea cual sea la causa.

Invalidez: Ante una invalidez total y permanente que incapacite al asegurado de su trabajo habitual, la compañía pagará la indemnización. Esta modalidad es opcional aunque habitualmente se suele tener en cuenta junto con el fallecimiento.

Dependencia: La compañía paga la indemnización en caso de que el asegurado quede en situación de dependencia, es decir, que no pueda valerse por sí mismo y dependa de otra persona para realizar los actos más elementales cuotidianos; desde vestirse, limpiarse, moverse, etc. Esta modalidad es opcional.

Enfermedades graves: A la hora de contratar el seguro de vida esta opción también es opcional. Si la contratas te garantizas que el asegurado cobre de la indemnización si le diagnostican una enfermedad grave que esté indicada en el contrato de la póliza. Las más habituales son cáncer, infarto de miocardio, accidente cerebro-vascular, insuficiencia renal, etc.

2. Nombra el beneficiario en caso de fallecimiento

El asegurado nombra uno o varios beneficiarios para que en caso de fallecimiento cobren la indemnización de la compañía aseguradora. Deberán reclamarla a la compañía en cuestión, y si dudan de la existencia del seguro pueden acceder al directorio público de Contratos de Seguros con Cobertura de Fallecimientos.

En el caso de no figurar un beneficiario, éstos serán sus herederos legales; es decir, su cónyuge, sus hijos por partes iguales, sus padres, etc. Siempre en orden de descendencia.

Una vez sepas qué tipo de seguro de vida quieres o necesitas es momento de definir el capital a asegurar.

3. Calcula el capital a asegurar

Hablemos del capital a asegurar o, lo que es lo mismo, la indemnización a percibir. Calcular el capital que cubriría las necesidades de tu familia no es una tarea sencilla. Se tienen en cuenta tres aspectos:

a. El número y las edades de los hijos o personas menores de edad a cargo.

b. Las necesidades de nuestra familia (hipotecas, gastos generales y de educación).

c. El dinero necesario para que sobrevivan hasta resolver la nueva situación financiera.

A partir de estos datos y con la ayuda de tus asesores de confianza podrás establecer la cifra del capital a asegurar.

4. El reconocimiento médico

Según tu edad o el capital a asegurar, la compañía te hará contestar un cuestionario de salud o bien puede que te exija una revisión médica más completa. Te aconsejamos contestar todas las preguntas que te haga con sinceridad y declarar las enfermedades preexistentes. Ojo porque si mientes, la aseguradora podrá negarse a pagar la indemnización correspondiente en el momento del fallecimiento. Por otro lado, si la compañía te pide la revisión, es ella la que deberá pagar los gastos médicos del control.

Este seguro no necesariamente debe ser para toda la vida. Revisa cada cierto tiempo tus necesidades. Cuando tengas pagada la hipoteca deberás regularizar el seguro de vida. También si cambian tus ingresos o tus hijos se independizan de casa, será necesario que actualices el seguro de vida. Así reducirás el capital asegurado y consecuentemente el coste de la prima en los próximos pagos. Y no te olvides de mirar qué seguros desgravan en la Renta porqué actualmente el seguro de vida mantiene un tipo de desgravación reducida.

En Seguripedia resolvemos tus dudas

¿Quieres buenos consejos para tu seguro de salud?

Te explicamos con detalle lo que debes saber para contratar el mejor seguro de salud para ti y los tuyos.

La principal cobertura del seguro de vida es el de muerte. Pero tienes la opción de contratar las coberturas por invalidez, dependencia y enfermedades graves. 

Debes revisar tu seguro de vida cada cierto tiempo, no necesariamente debe ser igual durante todas las etapas de tu vida. 

Seguripedia Cuidado con

Cuidado con

Cuidado con contratar solo la cobertura de fallecimiento. Todos podemos estar expuestos a situaciones imprevistas que nos incapaciten para trabajar de manera permanente. Tenlo en cuenta como garantía complementaria a la hora de formalizar tu seguro de vida.

¿Quieres 1 consejo?

Te aconsejo que...

Para saber cuál es el capital que debes asegurar lo mejor es seguir la siguiente fórmula: suma todo el coste anual de tu familia y multiplícalo por tres. La cantidad que te salga de esta operación es el capital que debes contratar en tu póliza de vida. La razón de esta cifra es porque tras el fallecimiento de un miembro de la familia que aporta ingresos, los gastos se mantienen igual pero no los ingresos, lógicamente.

Tags:
Author Image
Llevo 6 años especializado en el ramo de los seguros personales y particulares; en concreto con los productos patrimoniales, de hogar, comercio y comunidades. Soy licenciado en Administración y Dirección de Empresas y tengo el título de Mediador de Seguros. En mi tiempo libre me encanta viajar a los países más remotos que te puedas imaginar.
0 Comentarios

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 Seguripedia Todos los derechos reservados. Aviso legalMapa web. | Hacemos fáciles los seguros

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?