Guía para elegir el mejor seguro

¿Necesitas un seguro porque su contratación es obligatoria o deseas el mejor seguro porque quieres protegerte ante un riesgo concreto? Analiza con atención cuáles son los riesgos a los que estás expuesto. Si contratas un seguro -dejando de lado si es obligatorio o no- es porque, si te pasara algo a ti o a tu patrimonio, quedarías cubierto e indemnizado económicamente ante un accidente.

Por lo tanto, el seguro no debemos entenderlo como un trámite más, si no como la solución a un imprevisto que puede arruinarnos económicamente. Gracias a las coberturas contratadas en la póliza en cuestión, quedaremos exentos de pagar todos los daños y la responsabilidad civil de los provocados involuntariamente.

A continuación, encontrarás una guía para elegir el mejor seguro según tus necesidades. Esperamos que te sea útil.

1. Compara ofertas

Lo primero que debes hacer para contratar un seguro es contrastar coberturas y precio de diferentes ofertas, para ver cuál te puede interesar más. Con ello, no te quedes sólo con las ofertas de un comparador de seguros de Internet, recurre a una correduría de seguros para que te amplíe las propuestas y pueda hacerte un presupuesto detallado.

Detecta los riesgos a los que estás expuesto y quieras protegerte por si se produjeran. Es decir, si acabas de comprar un piso, no dudes en contratar un seguro que te cubra las goteras, los robos o un incendio. Sobre todo, no contrates una póliza con infraseguro por querer ahorrarte unos eurillos; asegura todo lo que realmente no quieres perder o volver a pagar, si sufres un accidente.

2. Conoce todos los actores que pueden intervenir en el seguro

Los contratos de seguros tienen diferentes figuras que pueden ser partes implicadas y que debes conocer. No sólo puede haber dos partes sino que muchas veces aparecen más actores. Aquí te especificamos los que pueden intervenir en un seguro.

Aseguradora: es la entidad especializada en el seguro, cuya actividad consiste en cubrir determinados riesgos económicos a sus clientes.

Tomador: la titularidad del contrato corresponde a esta figura, la del tomador del seguro. Es quien lo contrata y por eso tiene unos deberes y obligaciones contractuales. Entre estos, hay pagar la prima, modificar y anular la póliza.

Asegurado: es la figura que queda cubierta por la póliza, ya sea a título personal como persona física o sus bienes. El asegurado es quien cobrará la indemnización en caso de producirse el siniestro asegurado. Normalmente, el asegurado es el tomador de la póliza también.

Beneficiario: depende del tipo de seguro, el tomador puede designar a un beneficiario que le corresponderá por derecho recibir la indemnización si al asegurado le pasara algo. Normalmente, la figura del beneficiario se encuentra en los seguros de vida, accidentes o financieros.

Como comentábamos anteriormente, en un contrato de seguro pueden existir estas tres figuras representadas en una única persona. Por ejemplo, sería el caso de un seguro de accidentes que una misma persona puede llegar a ser titular de un seguro de accidentes ante un riesgo concreto, haber contratado y pagado la prima, y si sufre un accidente que lo invalida, será el beneficiario.

3. Elige el mejor seguro

Hay diversos tipos de seguros (auto, moto, hogar, vida, salud,…), pero de cada tipo pueden surgir muchas pólizas diferentes. Aunque es exagerado, podríamos decir que puede haber tantas pólizas como personas que las contratan. Por eso, es imprescindible elegir el seguro adecuado a las necesidades reales del asegurado.

Póliza: es el documento que acredita el contrato del seguro entre el tomador y la compañía aseguradora. Es un contrato que responde a las características del asegurado, dónde aparecen las condiciones generales –del tipo de seguro que es- y las condiciones particulares –con las coberturas específicas contratadas-.

Cualquiera puede elegir un seguro con las mínimas coberturas recomendadas, lo que podríamos llamar como seguro generalista, pero según sus características deberá añadir unas coberturas concretas. Por ejemplo, si un conductor de Soria que vive en zona rural quiere un seguro de coche, deberá tener en cuenta de añadir la cobertura por colisión con animales cinegéticos. Otro ejemplo, si el propietario de un piso tiene objetos de valor como joyas y cuadros, deberá añadir las coberturas específicas para protegerlos ante un robo o daño.

Las coberturas son lo más importante que debes tener en cuenta para contratar un seguro. Recuerda de mirar bien cuál es el riesgo o riesgos a los que estás expuesto y qué coberturas te interesan contratar para que la indemnización cubra los daños.

4. Comprueba los elementos que fijarán el precio final del seguro

Vamos a por el precio. Algunos sólo se fijan en el seguro con el mejor precio. Como dice el anuncio ¡Error! Porque cuando tienen según qué accidente, se dan cuenta que el seguro no les cubre y les toca pagar de su bolsillo. Desde Seguripedia te recomendamos que te pares a analizar los riesgos que puedes sufrir, y con ello busques las coberturas adecuadas al mejor precio.

Está claro que a más coberturas, más precio. Pero, uno de los factores que puede hacer variar la prima mensual o anual a pagar, es contratar el seguro con franquicia. Si contratas tu seguro con franquicia, conseguirás que la prima sea más barata ya que te responsabilizarás de pagar una pequeña parte de los daños en caso de siniestro.

Franquicia: no es más que un acuerdo entre el tomador y la aseguradora, en el que cada una de las partes se responsabiliza de un porcentaje de la indemnización si hay un accidente. La parte del tomador será un porcentaje pequeño, comparado con el que deberá hacerse cargo la compañía de seguros.

La franquicia de un seguro puede fijarse en dinero o en tiempo. La franquicia de tiempo se denomina, en el lenguaje asegurador, carencia. Sería el caso de los seguros de personas que tienen franquicias temporales porque implican la no indemnización de un primer período inmediato si ocurre el accidente.

Carencia: es el periodo de tiempo que transcurre entre el día en que entra en vigor la póliza y el día en el que el asegurado puede comenzar a disfrutar de algunas coberturas.

En los seguros de salud es donde encontrarás más carencias. Así, en los seguros médicos no se pueden utilizar algunos servicios hasta que no ha pasado un tiempo. Con esta medida, las compañías se protegen del asegurado que contrata una póliza para una urgencia y cuando está resuelta se da de baja.

Precisamente, en la modalidad de los seguros de salud existe otro aspecto que influencia en el precio de la prima, el copago.

Copago: similar a la franquicia, el copago suele marcar una cantidad fija que deberá pagar el asegurado al acceder a unos servicios sanitarios concretos. Eso hace bajar el precio de la prima. Con el copago, las compañías de seguros quieren concienciar del uso de los servicios médicos.

5. Repasa el contenido de la póliza

Una vez hayas elegido tu seguro y tengas la propuesta de póliza, léela con atención. Recuerda que si tienes alguna duda, puedes acudir a un corredor de seguros para que te asesore y te guíe con profesionalidad y confianza.

Repasa la póliza teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

  • Comprueba que tus datos personales son correctos.
  • Repasa las cláusulas generales y, sobre todo, las particulares.
  • Verifica que el riesgo y los capitales asegurados son los adecuados a tus necesidades.
  • Mira cuál es el importe de la prima, los recargos e impuestos.
  • No dejes de comprobar el vencimiento de la prima y la forma de pago.
  • Certifica el día de inicio del contrato y la duración. Así, como, los periodos de carencia.

Cuando firmes el contrato, recuerda de pedir una copia de la póliza.

Para finalizar, te aconsejamos que visites los artículos donde hablamos de tus obligaciones como asegurado y de las obligaciones que tiene la compañía de seguros contigo.

Ver la infografía

Consejos para elegir seguro de coche

Todas las claves para elegir el mejor seguro

Consejos para elegir seguro de hogar

Todas las claves para elegir el mejor seguro

Consejos para elegir seguro de salud

Todas las claves para elegir el mejor seguro

Los seguros tema a tema

Todos los consejos de seguros por temas

Tags:
Author Image
¡Soy Tribo! Recibo el asesoramiento de todos los profesionales de Seguripedia para explicarte lo que debes saber sobre los seguros. Mis artículos son clave para entender lo más fundamental del sector asegurador y te ayudarán a que contrates los mejores seguros según tus necesidades.
0 Comentarios

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2017 Seguripedia Todos los derechos reservados. Aviso legalMapa web. | Hacemos fáciles los seguros

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?